Peeling

facial

Se trata de uno de los tratamientos de estética facial más eficaces para limpiar los rastros del tiempo sobre nuestra cara.

Gracias al peeling facial, es cómodo y muy sencillo acabar con las manchas, marcas y pequeñas arrugas que contribuyen a afear el rostro, dándole un aspecto rejuvenecido.

Es altamente eficaz por su poder hidratante, exfoliante y regenerador.

Esta técnica de exfoliación o descamación (su nombre proviene del inglés peel, pelar) se basa en la aplicación de una sustancia sobre la piel con la que se eliminan las capas más superficiales, provocando la eliminación de células muertas y por lo tanto su renovación. De esta forma se ponen al descubierto las células más jóvenes y vitales, dando lugar a una piel totalmente regenerada.

Objetivo:

  • Aclara las manchas causadas por el sol
  • Disminuir arrugas poco profundas
  • Reduce la apariencia de las cicatrices

La acción exfoliante potencia el rejuvenecimiento de la piel, dejándola suave y tersa. Además, la exfoliación potencia la oxigenación de las células jóvenes, favoreciendo así la imagen de un rostro más luminoso.

El efecto regenerador del que antes hablábamos también ayuda a mantener la piel libre de manchas y cicatrices.

El peeling aporta luminosidad a la cara, además de rejuvenecerla y atenuar las manchas provocadas por factores como el sol, el acné o los problemas hormonales. Asimismo, estimula la creación de colágeno y activa la circulación de la piel, reduciendo los poros. En definitiva, proporciona una nueva juventud a nuestro rostro de manera muy sencilla y eficaz.

En función de la profundidad de la limpieza, hay tres niveles: peeling superficial, medio y profundo. Asimismo, existen tres tratamientos diferentes: químico, mediante la aplicación de productos; mecánico, a través de cepillos o rodillos con micropartículas lijadoras; y físico, con la aplicación de agentes físicos para reducir y limar la primera capa de piel.

En función de la profundidad de la limpieza a acometer, determinada por la naturaleza de la propia piel y los elementos a eliminar, los profesionales de Heferclinic te ofrecerán el tratamiento más adecuado. En todo caso, entre sesión y sesión, con una duración media de 30 minutos, debe transcurrir una semana.

Los efectos del peeling facial son duraderos. Si bien se recomienda plantear sesiones de recuerdo, especialmente indicadas para las arrugas. Ante otras imperfecciones, como el acné, la mejoría es visible desde la primera sesión.

El tratamiento de peeling suele complementarse con otras técnicas, aunque también se realiza de forma autónoma. Es un tratamiento muy sencillo y con escasas recomendaciones post-intervención, y la reincorporación a los hábitos cotidianos es inmediata.

peeling-facial